Artículos

Artículo sobre Registros Akashicos

 

Los Registros Akashicos

A lo largo de la historia de la humanidad hemos escuchado hablar sobre el Libro del Alma. Cierto lugar donde se queda grabado todo lo que pensamos, decimos y hacemos. Recuerdo que por algún tiempo en mi vida llego así como muy vagamente esta información a mí y te recomendaban cancelar lo que no fuera de energía positiva y cancelaba y cancelaba a cada rato y no sabía en ese momento ni en donde ni para qué.

Akasha en sánscrito significa Éter, espacio; es el fundamento y la esencia de todas las cosas, el primer elemento en la Creación. Los Registros Akashicos son esta Gran Biblioteca Viviente donde está almacenado y grabado toda la información de la Creación. La información de cada una de nuestras almas, queda almacenado todo, nuestros pensamientos, sentimientos, emociones y acciones. Ahí no hay tiempo y espacio solo es un eterno presente.

 

En los principios de los tiempos los seres humanos vivíamos conectados a esta fuente de información, un derecho divino que fue retirado por algún periodo de tiempo terrestre  por un uso y abuso equivocado de esta Grandiosa conexión. Era como si fuéramos trolebuses conectados a esta Gran Fuente Divina Dios y pasara atraves de esta conexión Luz, amor Incondicional e información. Esto nos permitía tener la certeza de ser uno  con la Fuente Divina, de sentir la guía la común unión con Nuestro Creador aunque estuviéramos encarnados en esta Tercera Dimensión, en este planeta Tierra. Debido a este abuso y mal uso fue retirado el acceso para la mayoría de los humanos y solo se le permitió tener esta sabiduría a unos pocos llamados Iniciados de Escuelas Antiguas Místicas.

Así pues fueron los Señores del Registro Akashico y los Guardianes del Tiempo que custodiaron esta Gran Biblioteca para cuando la humanidad comenzara de nuevo su Despertar de Conciencia y su capacidad de Dar y de Recibir el Amor incondicional del Creador de Todo lo Que es.

Ese es el Plazo que ha vencido, comenzamos la Era de Acuario la llamada Era Dorada donde al pasar de los años iremos despertando cada vez más personas a la realidad de que somos Seres Espirituales viviendo una experiencia humana, Seres de Luz, Co-Creadores y Manifestadores de la Energía Divina y por tal motivo nos corresponde por derecho Divino esta conexión consciente y permanente en todas las actividades cotidianas que realizamos en nuestra vida.

 Esa conexión es permanente seamos conscientes o no, está allí para servir de guía, de contención para su misión principal darnos la certeza de que estamos conectados directo a la Fuente Divina Dios todo el tiempo. Cuando nos bañamos, cuando comemos, cuando estamos trabajando, cuando meditamos, cuando oramos. Ser consciente de esta profunda conexión nos sirve para poder llenar nuestra cotidianidad con Claridad, con Conciencia, con Amor, con Conocimiento, con Entendimiento, con Sabiduría, con Responsabilidad. Para dejar de ser unas víctimas y dar nuestra voluntad a los demás y comenzar a tener el poder y el control de nuestra propia energía de nuestra propia vida y poder ejercer la capacidad de elegir,  el equilibrio, la armonía, la verdad, el amor; el Libre Albedrio.

 

Escrito por Nayeli Arizmendi
México, D.F. a 21 de Enero del 2014